Cruzamientos

Todos sabemos de las virtudes de la raza Hereford como animales de gran habilidad reproductiva y alta eficiencia, que cargan carne con facilidad y se adaptan muy bien al ambiente en el cual viven. También sabemos que el 50% de la población vacuna en la Argentina está compuesto por animales de otras razas y aquí tenemos una oportunidad para incorporar la genética Hereford y sus ventajas, a través del cruzamiento, mejorando de esta manera los resultados buscados.

Los productores de animales puros, pueden ofrecer al cliente un producto que tiene éxito en el ambiente para el cual lo están vendiendo, y los productores comerciales pueden mejorar su performance, que se traduce en un mejor resultado económico.

Utilizando la complementariedad de las razas y el vigor híbrido, podemos utilizar un toro Hereford de muy buenas características de res y de crecimiento sobre vacas de tamaño y producción de leche moderada, adaptadas al ambiente en el cual se han desarrollado. Tenemos así una herramienta para responder rápidamente a los cambios de tendencia del mercado.

De esta manera entonces, logramos elevar los niveles de productividad global del sistema, combinar características ventajosas de las razas, avanzar en características de baja heredabilidad como la fertilidad y mejorar entonces la producción de carne, objetivo primario de todo buen ganadero.

Como valor extra, los terneros están marcados con la cara blanca y esta “careta” se ha ganado el respeto de los compradores como una marca registrada de performance predecible y productividad.

Hereford tiene el potencial genético y la aceptación del mercado que hace que los cruzamientos sean exitosos y mejoren la ecuación ganadera.

El cruzamiento, no implica simplemente cruzar por cruzar, sino que exige inversión intelectual del productor ganadero. Demanda un objetivo a perseguir (aumentos en la producción o adaptación), un modo de hacerlo (planificación) y un mercado hacia el cual se destina el producto a comercializar (tipo de animal).

Página: 1 2

AACH